19 cosas que tienes que hacer en Japón

Geisha en Japón

En los últimos meses, son muchos los familiares y amig@s que me han preguntado: ¿qué no me puedo perder de Japón? ¿Qué es imprescindible? ¿Me recomiendas alguna ruta? ¿Qué puedo comer? Y así un largo etcétera de preguntas.

Japón es un país que durante muchos años ha estado herméticamente cerrado, por lo que era un destino turísticamente bastante desconocido. Sin embargo, en los últimos años ha sufrido un incremento del turismo alimentado por un creciente interés por la cultura japonesa. Nada más que en España en 2.016, fueron más de 91.800 los turistas que visitaron Japón. Quizás, este aumento pueda ser debido a la ruta directa que la compañía de vuelos Iberia abrió Madrid-Tokio. Sea el motivo que sea, si estás pensando en viajar a Japón o aún no tienes los motivos suficientes para hacerlo, aquí va mi lista personal de cosas que tienes que hacer en Japón:

  1. Dormir en un ryokan

Un ryokan es un alojamiento tradicional japonés. Sí, ese que hemos visto tantas veces en películas o dibujitos como Doraemon donde se duerme con futones en el suelo. Donde para entrar tienes que descalzarte. Y donde si no llevas el kimono japonés serás mal visto. Eso es algo único que sólo existe en Japón.

Yo con yukata en un ryokan
Yo con yukata en un ryokan

Actualmente muchos de estos ryokanes están centrados hacia el turismo, por lo que además del alojamiento suelen realizar paquetes donde se incluye la cena dentro de la habitación y el desayuno del día siguiente. ¡Y menuda cena!

Cena en el ryokan
Cena en el ryokan
  1. Bañarte en un onsen

Los onsen son baños tradicionales japoneses que aprovechan las aguas naturales provenientes de su actividad volcánica, ya que no debemos olvidar que Japón es una isla del pacífico con una gran actividad volcánica.

Los hay de diversas formas: interior, exterior, distintos grados de temperatura del agua, etc.

También hay muchos ryokanes que incluyen el onsen dentro de sus instalaciones. Mi experiencia fue así, ya que me alojé en el Ryokan Ryokufuen Kiyoharu. Una experiencia que si pasáis por Japón no podéis pasar por alto.

  1. Compras en Ginza

Seas una persona muy consumista o no, entrar en las tiendas del barrio de Ginza en Tokio te hará sentir como Julia Roberts en Pretty Woman, una auténtica estrella de Hollywood en Japón.

  1. Ver Tokio desde arriba

A estas alturas no nos cabe ni la menor duda de que Tokio es una ciudad impresionante, pero si la miramos desde arriba ya será el culmen para confirmarlo.

Una subida al Metropolitan Govern Building (Edificio del gobierno metropolitano) nos lo ratificará ¡y además es gratuito!

Vista de Tokio desde arriba
Vista de Tokio desde arriba
  1. Montar en el tren bala

Japón es el país del orden, la seguridad, la limpieza y la puntualidad. Y con esto me refiero a que si dice que vuestro tren llega a las 12:56, no os montéis en el que llega a las 12:54, porque ese no será vuestro tren. Y si os indican que hagáis cola uno detrás de otro para efectuar la entrada al tren, no os pongáis a hablar en pareja con vuestro compañer@ de viaje, porque no, el inspector vendrá a llamarte la atención porque no estás detrás de la persona sino al lado. Y claro, esos “pequeños” detalles hacen que montarte en un tren bala en Japón sea una experiencia distinta a hacerla en un tren AVE en España.

Una vez ya en el interior del tren, la palabra confort no se escapará de tu cabeza en todo el recorrido.

  1. Tomar una copa en el hotel Park Hyatt Tokio

La película escrita y dirigida por Sofia Coppola, Lost in Translation, es un must-see en nuestra lista de películas. Y ya que estás en Tokio, ¿no vas a sentirte como Bill Murray y Scarlett Johansson? Un cóctel en la planta 52 del hotel mientras oyes jazz en directo. Un capricho, que por algunos yenes,  bien lo merecen.

  1. Visitar el monte Fuji

Volverte de Japón sin ver el monte Fuji, para mí, debería estar prohibido. Es cierto que por la ubicación geográfica es muy difícil ver la cima porque prácticamente siempre hay nubes, pero un poco de paciencia y ganas de conseguir la foto y… voilà! Ahí tenemos delante el pico más alto de toda la isla de Japón (3.776 metros).

Monte Fuji
Monte Fuji
  1. Entrar en una tienda friqui en Akihabara (Tokio)

Akihabara en un barrio de Tokio reconocido a nivel mundial por la venta de productos electrónicos, ordenadores, accesorios y gadgets, además de entretenimiento como manga, anime y videojuegos.

Da igual que te interesen estos temas o no, es obligatoria una parada allí y alucinar en ese mundo de muñecos, luces y equipos de última generación.

  1. Ver Geishas en Kioto

La geisha es una artista tradicional japonesa dedicada al entretenimiento en fiestas, banquetes y reuniones. Para llegar a ser geisha incluye una extensa formación, que puede llegar a ser superior a quince años, por lo que normalmente, a una geisha se la educa desde la infancia/adolescencia. Fueron muy comunes durante los siglos XVIII y XIX y, aunque hoy en día continúan con esta profesión, el número de geishas ha disminuido considerablemente.

El sitio más frecuentes para verlas recorriendo sus calles es en el barrio de Gion en Kioto.

  1. Comer ostras en Miyayima

Miyayima es una de las islas de Japón situada a unos 5 Km de Hiroshima. La isla fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es conocida por el gran torii, que con la marea alta parece flotar en el agua.

Torii en la isla de Miyayima
Torii en la isla de Miyayima

Sentarte a comer una buenas ostras frescas, mientras los ciervos vagan por los mismos lugares que las personas hará vuestras delicias.

  1. Usar las máquinas expendedoras

Las calles de Japón están llenas de máquinas expendedoras por todas partes. En ellas puedes encontrar todo tipo de productos: desde bebidas, de las más comunes a las más inusuales; a todo tipo de alimentos, pasando por juguetes, muñecos y complementos. Gastar unos yenes en estas máquinas bien merece alguna que otra parada.

  1. Ceremonia del té

Yo soy amante del té y los bebo de todo tipo: blancos, verdes, negros, rojos…, así que Japón es en parte un paraíso para aprender un poco sobre su cultura del té. En este tipo de ceremonias os explicarán cómo se prepara el té en una reunión, ya que va acompañado de un largo y extenso procedimiento. Ellos se centran en el té verde matcha, que si no lo has probado antes, en Japón tendrás bastantes oportunidades. Hay varias escuelas y centros que ofrecen este tipo de clases para turistas, y los precios oscilan, al cambio, entre 10-20 euros.

  1. Visitar la lonja de pescado de Tokio

El mercado de pescado de Tsukiji tiene que ser una parada obligatoria. ¡Es la mayor lonja de pescados y productos marinos del mundo! Bien son conocidas sus subastas de atún, pero para eso tendrás que madrugar bastante, sobre 5:30-6:00 am. Si no quieres madrugar, igualmente no dejes de pasear por aquí porque sus más de 400 tipos de especies diferentes no te dejarán sin apetito.

Además la lonja cuenta con varias tiendas y restaurantes donde sentarte a comer el rico y fresco pescado.

Lonja de pescado de Tokio
Lonja de pescado de Tokio
  1. Ver artículos porno en tiendas

Japón es un país que no te dejará de sorprender. Lo mismo no se besan ni se agarran las parejas por la calle que en cualquier tienda puedes encontrar artículos y objetos sexuales de todo tipo, eso sí, siempre aplicando las últimas tecnologías.

  1. Utilizar todos los botones del inodoro

Y sí, los wc en Japón no sólo tienen para tirar de la cisterna, también tienen para echar agüita en las zonas íntimas, olores, diferentes estilos de ruidos para relajarte o para que la persona que está cerca no oiga tus ruidos personales, en fin…¡todo un descubrimiento!

  1. Comprar de noche en Shibuya

¿Quién no ha imaginado alguna vez que las tiendas estuvieran abiertas de noche? Desde que las e-commerce existen es cierto que puedes comprar on line a cualquier hora del día, pero, ¿y si pudieras comprar en la tienda a cualquier hora del día? Eso es lo que ocurre en este barrio de Tokio, donde las tiendas no tienen hora de cierre y las luces de neones te acompañarán durante tu ruta.

  1. Visitar un maid café

Estas cafeterías, sólo aptas para adultos, harán que abras aún más tu imaginación hacia esta cultura – para los occidentales- difícil de entender. Hay más de 200 maid cafés por todo Japón, pero los realmente buenos se encuentran en el barrio de Akihabara en Tokio.

En este tipo de cafeterías, las camareras (siempre chicas) vestidas de sirvientas con cofia y delantal, harán todo lo posible por satisfacer al cliente: lavados con masaje de cabeza, juegos, chistes, regalos, etc.  y siempre amenizados con comidas y bebidas de todo tipo de colores y formas.

Consejo personal: si eres chica, no dejes que tu chico entre solo 🙂

  1. Comer Kit Kat

Sí, este tipo de chocolatinas mundialmente conocidas, en Japón toma sabores diferentes. Puedes tomar Kit Kat con sabor a champán, a té matcha, a wuasabi

  1. Probar comida callejera en Takayama

Esta pequeña ciudad que se adentra en los alpes japoneses hará tus delicias gastronómicas. Además de contar por la zona con una excelente calidad de carne de Kobe o carne de Hida, en sus puestos callejeros también encontrarás unos sabores realmente gustosos para el paladar que no puedes perder la oportunidad de degustar.

 

¿Aún no te he dado los suficientes motivos para viajar a Japón?

Únete a nuestra comunidad de viajeros y recibe todas nuestras novedades directamente en tu correo electrónico.

Comentarios

  1. Pepa says:

    Que guay! Si un día me animo a ir, pondré en práctica todos tus consejos ??

    1. Buscando Destino says:

      Pepa, ¡un destino más que recomendable!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *