Montserrat: visitando a la moreneta

Montserrat

La moreneta, ¡qué bien suena! Durante muchos años de mi vida he escuchado hablar de la virgen moreneta, el nombre me hacía mucha gracia, no sé, me sonaba a un nombre divertido y una virgen que se llamara así, ¡tenía que ser muy interesante! Pero lo que nunca me podía haber imaginado es que, si el nombre y la virgen me resultaba interesantes, el lugar donde se encontraba lo era aún más.

Montserrat es una de las excursiones más populares para todos aquellos que pasan unos días por Barcelona, ya que se encuentra a escasos 60 kilómetros de la ciudad condal. Y es que la Virgen de la moreneta, patrona de Cataluña, se encuentra en uno de los espacios naturales más peculiares y representativos de dicha comunidad.

Este conjunto montañoso inició su formación hace millones de años, cuando toda esta zona era un delta. Con el paso de los años, la erosión fue modificando la forma de las rocas, creando un espacio de formas muy peculiares. Algunos de sus picos incluso superan los 1.000 metros de altura, siendo el más alto de ellos el de Sant Jeroni, con 1.236 metros de altitud.

Desde hace varios siglos, este espacio natural se vincula con la espiritualidad, puesto que cuenta la leyenda que, en el año 880, una imagen de la virgen fue encontrada en una cueva en la montaña.

Montserrat se convirtió rápidamente en un lugar para rendir culto. Fueron varias las ermitas que se fueron construyendo, hasta que finalmente en el año 1.025 se fundó el monasterio. El monasterio de Montserrat pasó a ser el santuario y hogar definitivo de la talla de la virgen.

La basílica es de estilo neoplateresco, donde destacan sus obras de arte y su órgano de doce metros de altura y más de 4.200 tubos. ¡Escucharlo es una delicia para los oídos!

Monasterio de Montserrat
Monasterio de Montserrat

El monasterio, hoy en día habitado por monjes benedictinos, alberga varios espacios de interés, donde destaca el claustro, obra de Puig i Cadafalch; una biblioteca de 300.000 volúmenes; y el museo de Montserrat, donde se exhiben obras de Picasso, Caravaggio, Rusiñol y Dalí, entre otros. ¡Grandes maestros para un gran sitio!

El lugar donde se halló la figura de la virgen es la capilla de la Santa Cueva, que se construyó entre 1.696 y 1.705. Es un sitio de peregrinación, donde para llegar hay que recorrer un camino excavado en la montaña. Para llegar hasta allí, se puede hacer el camino a través del funicular de Santa Cova o a pie, un camino bastante exigente para personas con escasa o reducida movilidad.

Sin lugar a dudas, otra de las atracciones que no te puedes perder en el entorno de Montserrat es subir al funicular de Sant Joan. Desde la plaza principal del monasterio se puede subir a este funicular, el cual sube hasta un mirador que ofrece vistas extraordinarias del entorno. ¡Qué gozada! ¡Yo me quedé sin aliento al admirar esas vistas!

Vistas desde Montserrat
Vistas desde Montserrat

Llegar hasta el entorno de Montserrat no es nada complicado. Por un lado, lo podemos hacer en transporte público, que puede resultar mucho más fácil de lo que pueda parecernos, ya que, desde la misma Plaza de España de Barcelona, podemos tomar los ferrocarriles FGC y usar las líneas R5 o R50, los cuales nos llevan directos hasta Montserrat.

También, una buena forma de subir a Montserrat es en autobús con una excursión organizada desde Barcelona, ¡hay muchas empresas que organizan estas escapadas de un día! O también podemos ascender en coche privado, aproximadamente en 40-50 minutos podemos estar admirando ese increíble paisaje. En este caso, el problema será encontrar un lugar de aparcamiento si subimos con el coche hasta el mismo monasterio.

Así que con todas estas facilidades, ¿te lo vas a perder?

Únete a nuestra comunidad de viajeros y recibe todas nuestras novedades directamente en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *